Orange que te quiero verde, that's Poeticah

The Visual Poetry of Poeticah explores the boundaries between poetry, languages, and traditional with computer visual art.

This is a poem from my chapbook Axtlanadu.

<<Axtlanadu>> Donde el espíritu de Aztlán ruge El Espíritu Supremo me guía A la Ciudad de México, cuando era una isla en un lago. Una águila, posada en un nopal, devora una serpiente. Un terremoto traga el águila y el agua. Edificios cubiertos de humo entierran pirámides y árboles. Un árbol de aguacate crece de un gran calendario azteca. Su fruta fortalece mi arroyo. ¿Tronará Aztlán a través de mis raíces? El Gran Espíritu me guía A una selva cerca de aguas azules, en Nayarit Prehispánico. Garzas grandes argentinas nadan hacia mí, Rocían mis ojos, desaparecen en el océano. Arterias quebradizas grises estrangulan parte de la selva. El agua parece mas clara e irresistible. Refresca y purifica mi río. ¿Puede Aztlán cantar a través del agua? El Espíritu Divino me lleva A Tejas, cerca del Rio Grande en los años 60. Campesinos, orgullosos de sus raíces indígenas, Llevan banderas rojas, con un águila de carbón En un círculo de marfil. Los campesinos se evaporan. Un gran arbol huisache los reemplaza. El aroma de sus flores anaranjadas mueve mi río. ¿Acaba el aire de susurrar Aztlán? El Epíritu Poderoso me lanza A través del Estrecho de Bering, alrededor del mundo A la África prehistórica. Una flama bermeja me embruja. Estrellas mas estrellas agotan el viento carmesí. Vi la lumbre más magnífica del mundo, regocijé En los cielos de ese Ser Poderoso. Ahora mi río arde y fluye. ¿El llanto del fuego pronuncia Aztlán? Los sueños de todas las razas se mezclan con la tierra, agua, Aire, fuego. Algún día, nuestras corrientes se unirán Con la luz de la luna, rociando granos de diamantes. <<Axtlanadu>>